viernes, 28 de septiembre de 2012

Cous-Cous con falsa salsa de tomate y albahaca casera, jamón serrano y mozzarella

Ultimamente como sola a medio día. La verdad es que no soy nada perezosa para cocinar pero es verdad que cuando cocinamos para uno solo solemos caer en el pensamiento de total para mi me hago cualquier cosa, pero realmente es importante  cuidarse a uno mismo y darse pequeñas alegrías.
El de hoy es un plato sencillito y os lo enseño más que nada para daros ideas que para otra cosa, porque supongo que a muchos de vosotros os pasará lo mismo que a mi.

 ¡¡Si los solitarios también tenemos derecho a comer bien!!

Estamos acostumbrados a usar el cous-cous para el taboulé pero realmente es un acompañante ideal para guisados, salsas, verduras... y su fácil y rápida  cocción  nos ayuda a realizar fabulosos platos sin necesitar demasiado tiempo, además es una alternativa ideal al arroz.


Ingredientes:
  • Cuscus
  • Agua
  • Jamón serrano
  • Mozzarella
  • 1 Diente de ajo
  • Tomate frito
  • Albahaca

Primero vamos a hacer una falsa salsa de tomate casera, para ello cortamos el ajo en pequeños daditos y los freímos con dos cucharadas de aceite de oliva cuando empiece a dorarse añadimos el tomate frío y lo cuando empiece a hervir controlamos de azúcar y sal
al gusto. Lo dejamos al plof plof a fuego suavecito y mientras cocinaremos el cuscus.

Sigue las instrucciones del fabricante pero lo normal es poner la cantidad de cous-cous en un bol, taza por persona, y después añádele la misma cantidad de agua hirviendo. Antes de añadirle el agua le suelo hechar hierbecitas o zumo de limón, sal... Yo hoy le he añadido chile en polvo, aceite de oliva, sal y pimienta negra molida. Al echarle el agua tápalo con un trapo limpio y déjalo reposando 5 minutos.  Después muévelo con la ayuda de un tenedor para que se despegue y el cous-cous quede suelto.

Por último solo nos queda emplatar y disfrutar

Bon profit!