martes, 31 de enero de 2012

Cheesecake con frambuesas

Hacía muchísimo tiempo que quería poneros esta receta pero la verdad es que había perdido esta foto y no la encontraba por ningún lado. Es alucinante como nos adaptamos a la tecnología y la convertimos en un cajón desastre, es decir antes era normal perder fotos las tenías en cajas de zapatos, miles álbumes, incluso sobres, pero ahora parece absurdo perderlo dentro del pc... en fin con todas esas carpetas, subcarpetas, micro carpetas...vaya que el otro día me encontré con miles de fotos que ni sabía que tenía y una de ellas era este magnífico ejemplar. Hice esta tarta para el cumple de una amiga que por cierto ya no tiene esa edad,jiji...
La receta de esta tarta es la clásica y os puedo asegurar que es de primera, está buenisima y os daré dos variantes para los que les gusta superarse y los más vaguetes, así que vosotros decidís a que grupo queréis pertenecer, os recomiendo que si sois amantes de este tipo de tartas no os lo perdáis porque c'est magnifique...


Ingredientes:
  • 600 gr. queso de untar
  • 400gr. nata para montar
  • 4 ch de azúcar
  • Frutas-mermelada ..para cubrir
  • 1 tubo de galletas maría
  • 150gr. de mantequilla
  • 1-2 láminas de gelatina(versión vaga)


Empezaremos por machacar las galletas convirtiéndolas en polvo. Yo descubrí que con el viejo molinillo de café de mi madre sale perfecto y te ahorras faena, si tenéis aparatos más modernos genial y si no tienes nada  pues a golpes... La mantequilla tiene que estar muy blandita, incluso la puedes derretir en el microondas y mézclala con las galletas formando una pasteta que será el fondo de nuestra tarta. Si no le pones suficiente mantequilla la galleta quedará suelta así que fíjate que la galleta quede bien pegada.
Para la versión que más me gusta monta la nata con la ayuda de unas varillas, también la puedes hacer a mano, te ahorras el gimnasio de ese día, cuando esté casi montada añádele el azúcar y móntalas del todo y añade el queso, que habremos sacado previamente de la nevera, mezclala con delicadeza para que quede montado todo. Después solamente tienes que extenderlo encima de la base de galleta y refrigerar hasta el momento de comérselo, ahí es cuando lo tienes que decorar, con mermelada, trozos de fruta, como más te guste.

Para la versión perruna, o si tienes que llevarlo algún lado y quieres que sea perfecto también lo recomiendo, pon un cazo al fuego con la nata, el azúcar y el queso y mezcla para que se unifique bien a fuego muy lento, simplemente para que se caliente. Pon las láminas de gelatina en un vaso de agua fría, pasados 5 minutos escúrreles el agua, apaga el fuego y tíralo a la mezcla de queso, con unas varillas mezcla todo bien y listo.
Júntalo a la base de queso y refrigera mínimo 2 horas hasta que la mezcla se haya compactado.

Bon profit!