domingo, 10 de julio de 2011

Pimientos rellenos de verduras y gambas con cumbre de parmesano

Por fin vuelvo por aquí!!Siento mucho las tardanzas pero este mes ha sido bastante diferente ya que he tenido visitas familiares las cuales me han venido de perlas para recargar la barra de energía y afrontar con fuerza el último mes que voy a pasar por tierras asiáticas, pero como no todo podía ser perfecto no he tenido demasiado tiempo para dedicarlo a la cocina, espero que me perdonéis la ausencia y que con las próximas recetas os vaya conquistando de nuevo poco a poco. 
En la receta de hoy descasamos de la comida thai, que por muy buena que esté de vez en cuando el cuerpo te pide comida con acento occidental, pero volveremos a ella...
Vamos a hacer una cena o comida sencilla como siempre pero con un toquecito especial, aunque de dieta no es a veces hay que darle algún caprichito al paladar, espero que os guste, a nosotros nos encantó...

Ingredientes(2 pers.):
  • 2 pimientos
  • Media cebolla
  • 3 o 4 flores de brócoli
  • 4 baby maiz
  • 8 gambas peladas
  • Medio calabacin
  • 100gr. de nata para cocinar
  • 1 huevo
  • Parmesano rallado
  • Sal
  • Pimienta negra molida
Vamos a empezar abriendo los pimientos por arriba quitándoles el rabito y vaciándoles todas las semillas. Los lavamos bien y los colocamos en una fuente de horno bañando el exterior con aceite de oliva y les ponemos una pizca de sal en el interior. Los horneamos unos 15- 20 minutos a horno medio.
Cortamos el resto de las verduritas y en una sartén con dos cucharadas de aceite las medio cocinamos, sin llegar a pocharlas simplemene les damos un toquecito. Rellenamos con ellas los pimientos y con las gambas crudas. En un bol bate el huevo y añádele la nata, sal y una pizca de pimienta negra molida y rellena los pimientos con la mezcla.
Horneamos otros 15-20 minutos para que la mezcla cuaje. Por último sacaremos del horno, emplatamos y les añadimos una montañita de queso parmesano rallado en la cumbre.
Aprovechando que tenía el horno encendido lo acompañé con unas patatas acordeón simplemente aliñadas con aceite, sal y orégano.

El resultado es todo un éxito...ya me diréis!

Bon profit!