martes, 22 de marzo de 2011

Bizcochitos de chocolate, plátano macho y leche de coco

Con estos calores que hay por aquí el tema del dulce es difícil. La verdad que se echa de menos el chocolate, con las temperaturas que hay no se mantiene bien así que no hay demasiados sitios donde tengan, exceptuando los sitios donde van los guiris y que suelen ser bastante caretes. Lo que es más fácil de conseguir es la malta y la verdad es que no tiene nada ver el sabor. Así que el tema desayuno esta complicado ya que aparte las galletas, que saben como diferentes, nunca llegan a estar crujientes y la verdad que el café de la mañana se queda un poco tristón. Los tailandeses desayunan por costumbre los mismos platos que pueden tomar para comer o cenar. Si sales de casa a partir de las 6 de la mañana ya puedes encontrar los tradicionales puestos de comida con brochetas de carne, dim sum, Khao Tom (sopa de arroz), sopas con noodles... lo más parecido a nuestro desayuno podría ser una especie de donuts, aquí llamados pa thong go, con un montón de diferentes coberturas de todos los colores. Eso sí la grasa con que lo conocen tiene un sabor un poco fuerte y de ahí que no me acaben de convencer.

Lo que más me gusta es la variedad de cafés que tienen, debido al calor aquí puedes encontrar café helado, capuchino granizado, por todas las esquinas de la ciudad.

Así que con todas estas penurias lo que intento hacer es cocinarlo en casa. Varias veces he hecho algún bizcocho con la leche de coco y queda buenísimo, no aporta sabor, tal vez un ligero aroma, pero le da una cremosidad muy interesante.
Ingredientes:

  • 200 gr. Harina
  • 5 ch. de leche de coco
  • 1 sobre de levadura
  • 1 plátano
  • 2 ch. de cacao en polvo
  • 5 ch de azúcar
  • Pepitas de chocolate
  • 50 gr. Mantequilla pomada
  • 2 huevos
 
Mezcla los huevos con el azúcar hasta que la masa blanquee. Añade la leche de coco y sigue batiendo.

Incorpora poco a poco la harina junto a la levadura y mezcla bien para que no quede ningún grumo. Cuando quede una masa homogénea añade el plátano cortado en trocitos pequeños, el cacao y la mantequilla y bate toda la mezcla bien.

Rellena los moldes y deja caer encima las pepitas de chocolate.
Hornea a 200º durante 10 minutos, como siempre cada horno es un mundillo así que controla para que no se te quemen.

¡Y listo! como siempre sin complicaciones...

Bon profit!