viernes, 4 de febrero de 2011

Living Bangkok

Esta semana comienza mi estancia en Bangkok, Thailand. Por unos cuantos  meses voy a residir en esta vibrante ciudad. Aunque es un blog de cocina quiero haceros llegar, a través de mis sentidos, esta gran experiencia. Por lo que poco a poco voy viendo los tailandeses adoran comer así que creo que no será nada difícil contároslo a través de sus mil platos, especias, salsas…  
Pescado seco

Bangkok tienen una población de unos 6 millones de habitantes, que viven sus calles, a toda hora hay movimiento en ellas, vayas donde vayas tienes la sensación de estar rodeado, tiene gran vitalidad, es un espacio en continuo movimiento, y aunque sea muy típico decirlo, es una ciudad que no descansa, día y noche puedes encontrar cualquier tienda abierta y por supuesto gente en la calle.

La filosofía de los Tailandeses es el sànùk, es decir la diversión, así que en cualquier lugar puedes encontrar gente comiendo, charlando, comprando… celebran cualquiera de las fiestas internacionales como la Navidad, a pesar de ser budistas, o el Nuevo año Chino. Cualquier excusa es buena para salir a la calle a festejar.

Las calles de Bangkok están repletas de puestos ambulantes donde se puede comprar cualquier cosa. De hecho es difícil caminar por sus aceras ya que en todas hay paradas de ropa, cacharros para la cocina, frutas, comida preparada, flores para los altares… Una de las cosas que más me ha llamado la atención es que cuando compras fruta la acompañan siempre de dos bolsitas, una que contiene una especia como de pica pica y otra con azúcar y chile… eso la verdad que no me lo he atrevido a probarlo, ah! Tampoco las fresas con sal que venden en todos los mercados…
Brochetas de calamares y sepietas

Había oído hablar del amor de Asía hacia la comida pero realmente no me podía imaginar esto. La variedad de propuestas es desbordante, y no solo por nuestra incapacidad para recordar algún nombre, sino porque puedes encontrar miles de platos típicos. Estoy segura que podrías pasarte un mes sin repetir… Además la ciudad ofrece otras opciones debido a la gran inmigración por parte de Chinos e Indios, así que si ya te has cansado de lo Thai siempre puedes recurrir a Chinatown o a Little Arabia.

Es bastante común que en las casas no haya cocina así que como os decía hay miles de paraditas ofreciendo comida: brochetas de mil clases, salsa de pescado o de chiles que mojan en unas finas cortezas de cerdo, patos laqueados, calamar seco, cangrejos rebozados, curries, ollas gigantes con guisos de nombres impronunciables (espero que solo por el momento), pescado seco, costillas de cerdo, salchichas, sushi...  
Sushi ambulante

Lo más característico de la cocina tailandesa es el picante. El consumo del Chili es bastante alto así que es un poco difícil encontrar algún plato suavecito. Hay que intentar pedir sin picante pero aun así siempre tiene algo. Nuestra primera experiencia fue bastante divertida ya que éramos el espectáculo del restaurante, todos los camareros nos miraban para ver nuestra reacción y se partían de risa.



Comer en Bangkok es realmente barato si lo haces en sus calles, por unos 30 baths, que son como unos 90 céntimos, consigues un plato con noddles o arroz con algo de carne o pescado y verduras, por unos 20 céntimos los "snacks" tipo mini brochetas. En un restaurante el precio asciende desde unos 6€ hacia arriba.

Noddles con costilla de cerdo dulce y cilantro

Chilis, gambitas secas y huevos











Os iré contando poco a poco alguna cosilla más y pronto empezar con alguna receta.
Me gustaría hacer algún curso de cocina así que ya os enseñaré lo que vaya aprendiendo. Además el próximo lunes por fin tendremos casa con “cocina” y podremos comer un poco de comida occidental que no viene nada mal para nuestros sensibles estómagos.


Espero que este pequeño viaje por Tailandia os haya gustado, como siempre…


…Bon profit!