jueves, 20 de enero de 2011

Brownie con salsa de chocolate y helado de vainilla

Os traigo hoy un clásico americano de los postres, el típico brownie, tan sencillo de hacer que parece mentira que este tan bueno. Tenia muchas ganas de hacer algo dulce sin complicarme la vida y la verdad que esta receta es perfecta para quedar super bien sin montar demasiado jaleo.Así que si tenéis una evento a la vista no lo dudéis y animaros a probarla: con el brownie, un poco de helado de vainilla y la salsa de chocolate no hay nadie que se resista...

Con estas medidas sale perfecto para 6 personas. 

Para el brownie:
  • 100gr. de chocolate
  • 25gr de nueces picadas
  • 2 huevos
  • 25gr. de harina
  • 2 ch de azúcar
  • 75gr. mantequilla
Para la salsa de chocolate:
  • Chocolate puro
  • Chorrito de Whisky
  • Chorrito de nata o nuez de mantequilla
Empezamos derritiendo el chocolate junto a la mantequilla, bien al baño maría o en el microondas. Aquí os digo si lo haceis al micro estaros atentos porque es muy fácil que se queme si nos despistamos.
Separamos las yemas de las claras y juntamos las yemas a la mezcla del chocolate y la mantequilla.
Por otra parte montamos  las claras junto a las 2 cucharadas de azúcar.
Añadimos las nueces picadas, la harina tamizada y las claras montadas a la mezcla de chocolate. Estas últimas cuando las añadamos siempre moviendo la mezcla en movimientos envolventes para que no bajen y le den al bizcocho esa textura tan esponjosa.

Esta vez lo hice en cuencos individuales, los preparamos bien con un poquito de aceite o mantequilla para que no se nos pegue, rellenamos con la masa y hornear a 180º durante 15-20 minutos.
Para la salsa de chocolate en un bol pon los pedacitos de chocolate que necesites, un chorrito de nata o una nuez de mantequilla, que le aportarán un brillo muy guay al choco, y un chorrin de Whisky, introdúcelo en el microondas (o bien al baño maría) y derrite, remuévelo bien hasta que se quede una salsita sin ligera.

Para presentar el brownie esta vez lo he acompañado con un helado de vainilla, todo un clásico. Ayudamos a rebajar la contundencia del bizcocho y encima esta bueniiisimo.
Espero que os animéis...

Bon profit!